La obsesión del corrector. La coma

La_comaEn el uso de la coma se puede pecar por exceso o por defecto. En muchos casos, pensamos que las pausas del habla han de reflejarse en el papel a través de la coma y la colocamos de forma incorrecta; en otros, creemos que nuestra escritura debe mostrar rapidez y velocidad, prescindimos de la puntuación y asfixiamos al lector.

Hay comas que se han utilizar obligatoriamente y hay comas que no han de utilizarse nunca. Sin embargo, muchas de ellas son opcionales, no implican cambios sintácticos ni semánticos y es potestad del redactor usarlas o no.

—Cualquiera en mi situación habría hecho lo mismo. No tengo ningún problema y no necesito dar ninguna explicación. Además, he venido obligado. Ni siquiera respeto su profesión…

—No se preocupe, no importa. Nadie piensa que tenga un problema. Póngase cómodo, relájese. Solo hable abiertamente, con libertad.

—No me apetece hablar. Y menos con usted.

¡CUIDAO! A menudo, la presencia o la ausencia de la coma determina el significado de una oración. En dichos casos, hay que estar atento y añadirla u omitirla según convenga:

Esteban, el ingeniero( ) y yo estuvimos en la obra (tres personas: estuvo un ingeniero, estuvo Esteban y estuve yo) ││ Esteban, el ingeniero(,) y yo estuvimos en la obra (dos personas: estuvo Esteban, que es ingeniero, y estuve yo).

Comed(,) niños (Comed y callad, que me tenéis contento) ││ Comed( ) niños (¿fritos?, ¿rebozados?, ¿marinados?)

SÍ en construcciones condicionales (expresan una condición): Si te lo comes(,) enfermarás.

NO en construcciones comparativas: Era tan tonto(,) como su padre ││ Era tan alto(,) que se pegó con el techo.

SÍ ante una palabra que se acaba de mencionar y que se repite para introducir una explicación sobre ella. Me he comprado una todoterreno(,) todoterreno que ya no funciona.

NO para construcciones enfáticas. Me gusta el café(,) café. ││ Me gusta el café muy(,) muy cargado.

—El sistema educativo es un desastre, lleva años siendo un desastre. La gente escribe muy mal, fatal. Y el maldito internet… usted no se imagina lo que uno encuentra en el maldito internet… Pero también escritores consagrados, no se crea. Sí, sí, premios nobel, incluso. No se figura la de faltas de ortografía que cometía don Camilo José Cela… Y nadie nos lo reconoce… Nadie. Ni siquiera saben que existimos.

—Comprendo.

—Malditos desagradecidos…

NO, por regla general, cuando el último miembro de una enumeración va introducido por «y», «e», «ni», «o», «u»: Sabía alemán, italiano(,) y francés. Excepciones:

— SÍ cuando la secuencia que encabezan enlaza con todo el predicado anterior, y no con el último de sus miembros coordinados: Pagó el traje, el bolso y los zapatos(,) y salió de la tienda. ││ No sé si ir de vacaciones a Francia o Italia, o quedarme en casa.

— SÍ cuando la conjunción enlaza dos oraciones sin relación semántica: Pintaron la casa(,) cambiaron las cortinas, y quedaron contentísimos.

— OPCIONAL entre oraciones coordinadas, sobre todo si son largas y cambian de sujeto: La mujer salía de casa a la misma hora todas las mañanas(,) y el agente seguía sus pasos.

NO ante miembros coordinados por «ni… ni» y «tanto… como»: No tenía ni gracia(,) ni duende.

SÍ antes, ¡no después!, de una conjunción adversativa: Lo intenté(,) pero no lo conseguí.

SÍ delante de los elementos encabezados por los adverbios correlativos: «bien… bien», «ora… ora», «ya… ya», «o bien… o bien»: La pelota(,)  bien rebotaba(,)  bien bajaba.

RECOMENDABLE antes de «excepto», «salvo», «menos», «con que», «así que», «de manera que», «no solo…, sino (también)»: Le perdonaba todo(,) salvo el fracaso.

—Estoy sometido a mucha presión. No de la física, claro; pero sí mental, y veo cosas, las leo, y… me entra una… por aquí… me sube un no sé qué… Sí, estrés, me genera estrés… ansiedad…

—Continúe.

—Tienes que estar muy atento, no puedes perder la concentración. Si pasas algo por alto… Un fallo: una tilde, una ge, una jota… Imagínese, una vez se me escapó una uve en gobierno… ¡Dios!… En gobierno… ¿Usted sabe lo que es eso? ¡En gobierno, me comprende! ¡Una uve en el maldito gobierno!

NO siempre que el atributo y los complementos directo, indirecto, circunstancial, de régimen, predicativo y de agente sucedan al verbo: El manifiesto fue firmado(,) por más de 5.000 personas ││ Ayer compré(,) zapatos.

OPCIONAL si el complemento precede al verbo y expresa el tema del que se va a decir algo (especialmente si es excesivamente largo): La costumbre de hacer regalos a los niños cuando terminan las clases(,) nunca la hemos seguido en mi casa.

NO si el complemento se escribe con la intención de enfatizar: Vergüenza(,) debería darte.

SÍ en incisos: La iniciativa(,) como se ha explicado(,) es muy novedosa. ││ Lo leí, pero(,) como te decía(,) era muy aburrido.

SÍ en interjecciones: Me invade la nostalgia(,) ¡ay!(,) al recordar aquellos días.

SÍ en vocativos: Ven un momento(,) Sara.

SÍ en confirmaciones: The fast and the furious es una gran película(,) ¿no crees?

—Y cuando vi esa coma…

—Suéltelo. No tenga miedo.

—A mí… yo… No sé, lo tenía delante, ¡Dios!, lo tenía delante y estaba esa coma… El sujeto, el predicado y esa maldita coma en medio…

—¿Qué ocurrió? No se pare ahora…

—Me dolía la cabeza… me dolía mucho la cabeza… Me entró… yo… no sé… él… maldita sea… Me cegué, no vi nada, doc, solo una luz blanca… Y luego ese pobre chico… ¡Dios!, ese pobre chico… Fui a visitarlo al hospital, le llevé flores…

—¡Le pegó! ¡Le zurró de lo lindo! ¡Izquierda, derecha, lo dejó inconsciente y se ensañó con él!

—¡Una maldita coma entre el sujeto y el predicado, doc! ¡La gente no debería poner comas entre sujeto y predicado, maldita sea! ¡Yo se lo dije, por todos los santos! ¡Se lo dije! ¡Ya le había avisado! Pero no hacen caso, doc… nadie hace caso, a nadie le importa, maldita sea, a nadie le importa…

¡¡¡NOOOOO!!! Y por supuesto, la coma infernal, la que se coloca en mitad del sujeto y el predicado, la que nunca jamás ha de ponerse, la que escriben los asesinos múltiples, la que escribían Hitler, Bin Laden y Pol Pot. ¿No querrás ser como ellos, verdad?

Ni cuando el sujeto es corto ni cuando el sujeto es largo, ni si va delante ni si va detrás, ni con un sujeto múltiple ni si se hace una pausa.

— Mi novia(,) tiene alergia a mi madre. 

— Mis padres, mis tíos y mis abuelos(,) me felicitaron ayer.

— Los alumnos que no hayan entregado el trabajo antes de la fecha fijada por el profesor(,) suspenderán la asignatura.

— La que está en la puerta(,) es mi madre.

A decir verdad, nunca jamás es una exageración, ya que, como siempre, existen excepciones:

— SÍ si el sujeto es una enumeración que se cierra con etcétera, ya sea en su forma extendida o en su forma reducida: Las alubias, las coles, las espinacas, las alcachofas, etc.(,) son buenas para la salud. ││ Con la tormenta, el novio, la novia, los parientes, los invitados, etcétera(,) se mojaron al salir de la iglesia.

— SÍ si detrás del sujeto se abre un inciso: Mi vecino(,) que es hincha del Real Madrid(,) grita como un loco con los goles de Ronaldo. No me deja dormir.

— SÍ si el sujeto está formado por dos miembros unidos con «bien… bien» u «ora… ora»: Bien su abuelo(,) bien su abuela(,) le daban dinero todos los fines de semana. ││ Ora los políticos(,) ora los banqueros(,) joden al personal.

Este post solo recoge los usos y no usos que el redactor ha considerado más importantes, pero no son los únicos. Para más información, visitad esta página; para mucha más información, comprad este libro.

P. D.: a&b servicios editoriales no se hace responsable de los chistecitos a costa del fallecido Nobel de Literatura Camilo José Cela, quien, por lo que le consta a a&b, escribía con precisión cervantina y del que solo tenemos palabras de respeto y devoción.

Tanto la información como la mayor parte de los ejemplos han sido extraídos de la Ortografía de la RAE, 2010.

Escrito por B
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Corrección, La obsesión del corrector y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La obsesión del corrector. La coma

  1. Siempre he entendido que es mejor dar a los enlaces nombres descriptivos en lugar de cosas como “esta página” o “este libro” para evitar que la frase pierda sentido en texto plano o leída en voz alta. Es decir, es mejor “visite la página de la RAE” (donde “página de la RAE” enlaza a la ídem) que “visite esta página” (donde “esta página” enlaza, no a esta página, sino a la de la RAE). Los enlaces son muy útiles, pero, en mi opinión, el texto debe ser inteligible sin ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s